Los empresarios advierten de que si no se reacciona a tiempo, nos enfrentamos a una situación crítica y catastrófica.

Santiago Aparicio (dcha.) presidente de Cecale junto al presidente de Fele, Javier Cepedano

La Confederación de Organizaciones Empresariales de Castilla y León (CECALE), de la que forma parte Fele,  y desde su máximo compromiso con la necesidad de salvaguardar de forma prioritaria la salud y la seguridad de los ciudadanos, advierte de que cualquier nueva limitación o restricción a la actividad económica debe ir acompañada de inmediatas medidas de apoyo a las empresas, la inversión productiva y el empleo, pues si no se reacciona a tiempo, nos enfrentamos a una situación crítica y catastrófica.

Según CECALE, a través de su Junta Directiva, ha analizado la situación actual y asegura que muchas empresas ya no pueden subsistir en esta difícil coyuntura, empañada además por una enorme inestabilidad e incertidumbre ante un estado de alarma que aún se desconoce el tiempo que se extenderá, y que debería ser revisable y adaptado a la situación sanitaria de cada momento; todo desde una unidad de acción coordinada y conjunta.

Por ello, la Confederación solicita al Gobierno regional que mantenga la salud de las empresas para no hacer más profunda la recesión económica en la que ya están sumidos muchos sectores y empresas y trabaje sin demora, activando todos los esfuerzos posibles, en el diseño de acciones que palien los efectos de los cierres. Una vez más, las organizaciones empresariales nos ponemos al servicio de la Administración para trabajar desde mañana mismo en la preparación de una salida ante este nuevo escenario.

Para CECALE, la solución pasa por poner en marcha ya ayudas directas y urgentes para los sectores más afectados con el objetivo de minimizar a corto plazo los daños sufridos, pero al mismo tiempo se contemple su recuperación en el medio y largo plazo.

Además, es necesario que se genere un marco adecuado para que las empresas puedan desarrollar su actividad sin que la burocracia o las trabas a la inversión supongan piedras en el camino, y se agilice, sin demora, la llegada de liquidez, al ser una cuestión vital, adaptándola y acompasándola a la evolución de la actividad económica de cada sector para asegurar su viabilidad. La situación es tan compleja y de una dimensión tan inusual que el apoyo no está resultando ser suficiente, ni en volumen de recursos comprometidos, ni en las condiciones que se accede a ellos.

Además, la Confederación considera que la subida de impuestos que contempla el Gobierno nacional en el anteproyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2021 no salvará a las empresas ni al empleo, ni ayudará en el largo camino de la recuperación económica.