Unicaja Banco estima que la economía leonesa crecerá en torno al 2,6%

Unicaja Banco ha presentado su informe de previsiones económicas y actividad en Castilla y León, donde refleja trimestralmente la evolución de la economía de la región

En a provincia de León la actividad económica creció en el último trimestre de 2018 a un ritmo del 3% -solo superado por Valladolid, con un 3,1%-. Esto permitió que León registrará un crecimiento anual del 3,2%, encabezando la economía de la comunidad junto a Valladolid -3,3%-.

Para 2019, la entidad estima crecimientos sostenidos e inferiores a ese 3% dentro de un contexto económico de pérdida de dinamismo. León crecerá a un ritmo del 2,6%, y a un ritmo similar lo harán Valladolid, Soria, Segovia o Salamanca.

Así se desprende del último informe  de previsiones económicas y actividad en Castilla León presentado por Unicaja Banco. La directora territorial, Marga Serna, y la coordinadora del informe, Felisa Becerra, exponían los principales datos de un informe que alcanza los 17 trimestres de publicación y que analiza la economía de la comunidad en su contexto exterior e interior.

Este comportamiento de la economía vendrá acompañado de un crecimiento del empleo que podría alcanzar el 5% este año en León -por un 6,7% que mejoró en 2018-. También la afiliación a la Seguridad Social seguirá crecimiento.

La demanda interna será la encargada de impulsar la actividad, especialmente en el sector inmobiliario, que mejora refrendada por las exportaciones y el sector turístico.

De hecho, el nivel de exportaciones, en términos de valor, se vio impulsada en la provincia por los alimentos y los bienes de equipo, lo que hizo a León destacar en este sentido dentro de la comunidad.

Por lo que respecta al turismo, y tras un mal año 2018, las previsiones indican que la demanda nacional volverá a contar con León y los datos serán significativamente positivos para el sector hotelero.

A nivel regional, en el cuarto trimestre de 2018, el PIB de Castilla y León creció un 0,3% en términos intertrimestrales, situándose la tasa de variación interanual en el 2,5%. En relación con 2019, las previsiones apuntan a un crecimiento del PIB del 2,2%, en línea con el conjunto de España. Por el lado de la demanda, se prevé que el consumo de los hogares crezca un 2,2%, ralentizándose igualmente el crecimiento del consumo de las Administraciones Públicas (1,2%) y el de la inversión (3,2%).