RESILIENCIA

Javier Cepedano Valdeón TRIBUNA DE OPINIÓN publicada en Diario de León el 21 de mayo de 2020

VIAFELE
FuenteFELE

Nos enfrentamos a una situación sin precedentes que ha cambiado nuestra forma de ver el mundo. No hay ninguna duda de que esta pandemia global esta impactando sobre la vida y, lo más importante, sobre la salud de millones de personas. Pero más allá del ámbito sanitario que, insisto, es y debe ser la prioridad, esta situación ha supuesto un duro golpe sobre la economía a nivel global.  Las cadenas de suministro, los volúmenes de producción, el impacto financiero en los mercados de valores y, a pequeña escala, sobre la subsistencia de todas esas empresas, pymes y autónomos que son la auténtica columna vertebral de nuestra economía.

Seamos realistas, los datos nos demuestran la magnitud de esta situación: el PIB ha caído en el último trimestre un 5,2%, el consumo de hogares el 7,5%, las exportaciones el 8,4%… Los empresarios, en base al informe elaborado por nuestra patronal CEOE, estimamos una caída de la economía de entre un 8% y un 15,5% para este 2020. Escenario que podría agravarse si no hay una acción temprana, coordinada y contundente tanto en el frente sanitario como en el económico. Y el efecto sobre el empleo es demoledor: se han destruido 285.600 puestos de trabajo en el primer trimestre en nuestro país, cerca de 10.000 en la provincia de León.

Pero esta crisis del covid19 es eso, una crisis más. Y en toda crisis siempre hay una salida. Los leoneses somos gente incesante, que sabe aprovechar las situaciones más complicadas y convertirlas en oportunidades. En el momento en que nos encontramos hay varios sectores que están llamados a ser la locomotora económica a corto y medio plazo:

El sector turístico es fundamental para sostener el mercado laboral de nuestra provincia y es una de las principales fuentes de ingreso de la economía leonesa. Por ello, gran parte de los esfuerzos en la recuperación económica han de ir focalizados en la promoción turística. Es esencial la colaboración público – privada para la creación de campañas promocionales que potencien el turismo de interior y el turismo rural.  Otra medida planteada es la creación de un sello de garantía de seguridad en establecimientos hosteleros y turísticos e incluso la creación de una plataforma turística potente que coordine todas las estrategas de promoción turística.

Sector agroalimentario. Si algo nos está enseñando esta crisis es el papel determinante del sector primario y la industria de transformación agroalimentaria. Además, está llamado a ser el modo de desarrollo del medio rural. No solo se ha mantenido su actividad por ser un sector que cubre una necesidad básica como es la alimentación, sino que ha crecido la demanda de productos provocando un aumento de las contrataciones en muchas empresas. La gran calidad de los productos leoneses y el saber hacer de las empresas del sector forman un tándem de éxito para la economía leonesa en el terreno agroalimentario.

Sector biofarmacéutico. Esta industria ha sido en los últimos años parte esencial en la creación de riqueza de la provincia. Ha servido además para impulsar las exportaciones. Contamos con prestigiosas compañías internacionales que han apostado por esta provincia, que  ofrecen empleo cualificado a cientos de personas y que han convertido a León en el tercer polo biofarmacéutico de España.  Por lo que su actividad se antoja imprescindible en la recuperación post covid19.

Construcción: es el momento de relanzar las licitaciones y destinar esfuerzos para impulsar la inversión pública como elemento de dinamización económica y la creación de empleo. Además, se trata de un sector que tiene la capacidad de llevarnos hacia un nuevo modelo de ciudades de movilidad sostenible.

Sobre estos sectores de actividad se deben de centrar todos los esfuerzos desde todos los ámbitos y niveles. Sin embargo, hay varios factores a tener en cuenta en el futuro y que van a marcar en nuevo modelo económico. Un modelo económico en el que se van a producir cambios en los procesos productivos y en la forma de hacer negocios. Un modelo económico marcado por la digitalización, la innovación y el impulso a la industria 4.0. Ese es el futuro que nos espera y al que sí o sí vamos a tener que adaptarnos si queremos superar esta crisis.

No me cabe la menor duda de que el tejido empresarial leonés lo va a hacer. De hecho, lo está haciendo ya. La provincia cuenta con empresarios valientes que han demostrado que es posible sobreponerse ante cualquier adversidad y cuenta también jóvenes emprendedores que vienen pisando muy fuerte con la innovación por bandera.  Sin todos ellos, sin su trabajo en ese sector turístico, agroalimentario, biotecnológico…nada tendría sentido.

Empresarios que, pese a las dificultades, hemos visto como sacaban fuerzas para seguir adelante y se volcaban incluso en ayudar a toda la sociedad leonesa. Hemos visto donaciones de material, de alimentos; hemos visto como reconvertían sus procesos productivos para adaptarse a una nueva realidad; hemos visto como se adaptaban al entorno digital para poder seguir ofreciendo sus servicios…La vida tiene sus complicaciones pero el hecho de intentar superarlas nos hace más fuertes. O como ahora acostumbramos a llamarlo…resiliencia. Esa es la principal virtud de nuestra economía y nuestros empresarios.

Este espíritu de superación, y el trabajar unidos junto a toda la sociedad en el marco del Diálogo Social, punto de encuentro que Fele siempre ha defendido para consensuar medidas económicas y sociales va a ser, sin duda, el camino a seguir para salir delante de esta crisis.