Los hosteleros se sienten criminalizados y dicen ‘¡Basta ya!’ a las restricciones a las que está sometido el sector

Desde la Asociación Hostelería de León, integrada en la Federación Leonesa de Empresarios (Fele) reflexionan una vez más sobre la situación que vive el sector y las importantes restricciones a las que se le está sometiendo. Desde la asociación aseguran que están “intentando entender” por qué sigue siendo el sector más demonizado y lanzan algunas preguntas al Presidente de la Junta de Castilla y León, a Alfonso Fernández Mañueco, al Vicepresidente y Portavoz, Francisco Igea Arisqueta y a la Consejera de Sanidad, Verónica Casado:

  • ¿Por qué no se ha reforzado el sistema sanitario en nuestra comunidad?
  • ¿Por qué no se ha reforzado la seguridad medica en las residencias de ancianos? (2803 muertos en Castilla y León)
  • ¿Por qué no se ha reforzado la seguridad en los colegios? (132 aulas confinadas en Castilla y León)
  • ¿Por qué no han reforzado los controles en las universidades de la comunidad? (solo en León hay 80 positivos y 246 confinados)
  • ¿Por qué no han reforzado los controles en las residencias universitarias? (en León tenemos 30 positivos?

Estas son solo algunas de las preguntas que  aseguran hacerse cada día mientras que se cuestionan las restricciones a las que se está sometiendo la hostelería

“¿Por qué tantas restricciones a la hostelería? ¿Cuál es la base para justificar este abuso ante un sector que no hace más que pagar los platos rotos? ¿Por qué no nos ayudan? Desde la Asociación de Hostelería manifestamos que nos sentimos demonizados, abandonados, discriminados y sobre todo acusados injustamente. POR TODO ELLO DECIMOS: ¡BASTA YA!”

Frente a todo ello, defienden los hosteleros que “la hostelería responsable es segura, EL VIRUS NO ESTÁ EN LOS LOCALES, Apoyamos firmemente a todos y todas aquellos/as hosteleros y hosteleras que han cumplido con las recomendaciones, restricciones, prohibiciones y queremos enviar un mensaje de ánimo: No estáis solos/as, desde la asociación seguiremos llamando a todas las puertas hasta que alguien escuche y si todos nos unimos el grito será más contundente y ruidoso”.