Los empresarios, preocupados ante la falta de medios de protección tras la vuelta de la actividad no esencial

La Federación Leonesa de Empresarios (Fele), en línea con su patronal regional CECALE, ha podido comprobar cómo las empresas han afrontado la vuelta a la actividad de los sectores no esenciales con preocupación y cierta inquietud para desarrollar su función con plena seguridad y cumplir así con las medidas sanitarias necesarias, evitando exponerse al contagio del COVID-19. Sectores como el de la construcción ha desarrollado hoy su actividad al 70%, cumpliendo con responsabilidad con las recomendaciones en materia preventiva.

No obstante, bien es cierto que existe un importante número de empresas que han intentado reiniciar su actividad, especialmente las pymes, pero no ha sido posible al haber tenido una menor disponibilidad de sistemas de protección para poder trabajar con suficientes y adecuadas garantías. En León, micropymes y autónomos han desarrollado su actividad al 50%. Ante esta situación, Fele y Cecale consideran que es necesaria una estrategia coordinada, sin improvisación, que ayude a las compañías a contar con los medios de protección necesarios para desarrollar su función, velando en todo momento por la protección y seguridad de los empleados.

Para las organizaciones empresariales,  el Gobierno ha solicitado a los empresarios, que ya viven una situación extrema, unos protocolos, pero sin aportar los medios suficientes para cumplirlos, siendo consciente de los graves riesgos de contagios. En estos momentos, lo importante es colaborar todos para hacer compatible el desarrollo del trabajo y la sostenibilidad de las empresas garantizando las medidas sanitarias, ya que la salud es una absoluta prioridad para los empresarios.

Los empresarios y trabajadores que hayan reanudado la actividad deben tener, por tanto, suficientes garantías de seguridad y, además, estar adecuadamente testados a través de diagnósticos rápidos, y no solo en los casos que apuntan sintomatología, sino también pensando en prevenir situaciones asintomáticas.

La falta de EPIs en las empresas es una de las numerosas demandas que las organizaciones empresariales han trasladado desde el inicio de esta crisis a las distintas administraciones. En opinión de los empresarios de la comunidad, una vez cubiertas las principales necesidades sanitarias y de los agentes y fuerzas de seguridad, las empresas que quieran desarrollar su actividad productiva tienen que tener prioridad para adquirir los EPIs y evitar la propagación de la pandemia, pues el contacto entre profesionales y clientes se hace necesario.

Compartir noticia