Las empresas afrontan la nueva fase de desescalada de forma ordenada y garantizando la máxima seguridad sanitaria.

CECALE trabaja ya en nuevas acciones para asegurar la reactivación económica y ofrecer una segunda oportunidad real y efectiva a todos aquellos empresarios que hayan tenido que cerrar sus negocios

La Confederación de Organizaciones Empresariales de Castilla y León reconoce el esfuerzo realizado por las empresas de la Comunidad en el establecimiento de las actuaciones y protocolos diseñados y desplegados para garantizar la máxima seguridad sanitaria y que han permitido hoy una reincorporación a la actividad, en la fase 1, de forma ordenada, garantizando y alentando ese consumo y demanda tan necesaria y, por otra parte, tan hundida.

CECALE ha podido constatar cómo las empresas de la Comunidad han afrontado esta nueva fase de desescalada con el máximo compromiso de desarrollar su función con plena seguridad, cumpliendo con las medidas sanitarias necesarias. Pero para que la incidencia del COVID-19 se vea diluida y la economía comience a respirar, se estimule y reactive, es necesario, en estos momentos, un último esfuerzo de toda la ciudadanía en el ejercicio de esa responsabilidad individual ya demostrada. Sólo de esta forma lograremos que la crisis sanitaria originada por el coronavirus tenga el menor impacto posible en la actividad y el empleo de las empresas de Castilla y León.

En opinión de CECALE, un paso atrás puede provocar un daño irreparable, con una cada vez mayor destrucción del tejido empresarial y nos dejaría en una situación de clara desventaja frente a otras comunidades, provocando, consecuentemente, una importante pérdida de competitividad.

Es una realidad que en estos momentos, aunque vamos avanzando, vivimos un tiempo convulso, difícil, impregnado de incertidumbre, con restricciones aún imperantes en la actividad económica. Nos enfrentamos, por tanto, a grandes retos para lograr la reactivación de la actividad en el momento de la desescalada, que hacen necesario que CECALE, en colaboración con sus organizaciones miembro, trabaje ya, en paralelo a las líneas de acción marcadas en el ámbito del Diálogo Social, en el diseño de nuevos proyectos para, por un lado, que las empresas continúen avanzando hacia la sostenibilidad y, por otro, conseguir que aquellos empresarios que hayan tenido que cerrar sus negocios encuentren una segunda oportunidad real y efectiva.