La economía de Castilla y León en 2020 podría descender entre un 10,7% y un 12,8% según UnicajaBanco

Photo credit: Foter.com

Unicaja Banco ha publicado el número 23 de su informe trimestral ‘Previsiones Económicas de Castilla y León’, que, como en ediciones anteriores, ha sido elaborado por la sociedad de estudios del Grupo Unicaja Banco, Analistas Económicos de AndalucíaSegún dicho análisis, la incertidumbre continúa siendo elevada y la evolución de la actividad económica se encuentra muy condicionada por la evolución de la pandemia del COVID-19 y las medidas de contención.

En el caso de Castilla y León, las estimaciones apuntan a un descenso del Producto Interior Bruto (PIB), en 2020, entre el 10,7% y el 12,8%, en tanto que el empleo podría disminuir, en el promedio del año, entre un 4,0% y un 5,9%. La tasa de paro se situaría en el 14,4%, aunque podría alcanzar el 15,0% en un escenario menos favorable.

Para 2021, las estimaciones apuntan a un crecimiento del PIB y el empleo. La economía castellano-leonesa podría crecer un 6,4% en el conjunto del año, aunque esta tasa sería del 5,6% en un escenario más desfavorable. Por su parte, se prevé un aumento del empleo superior al 1,5%, en el promedio anual, situándose la tasa de paro entre el 14,2% y 15,0%.

Contracción a nivel mundial

Los efectos de la pandemia del COVID-19, junto con las medidas de contención adoptadas, se han traducido en una caída del PIB que no encuentra precedente en la historia reciente. En concreto, según estimaciones de la OCDE, en la primera mitad del año la economía mundial ha registrado una caída superior al 10%. Sin las medidas puestas en marcha para intentar mitigar el impacto de la crisis sobre los hogares y las empresas, la contracción de la producción y la caída del empleo habrían sido sustancialmente mayores.

Entre los países de la Zona Euro, la economía española es la que ha registrado una mayor contracción de la actividad. Según los últimos datos de la Contabilidad Nacional Trimestral de España, publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), en el segundo trimestre, el PIB descendió un 17,8%, registrándose una caída del 21,5% en términos interanuales (-14,7% en la Zona Euro). Tanto el consumo de los hogares como la inversión han disminuido en términos interanuales más de un 25%,  en tanto que las exportaciones se han contraído más de un 35%, destacando la caída en las de servicios turísticos.

Para el conjunto de 2020, el Banco de España estima una caída del PIB del 10,5%, que alcanzaría el 12,6% en una situación más desfavorable. Para 2021, la tasa de crecimiento podría alcanzar el 7,3% en el escenario más optimista, situándose en el 4,1% en el menos optimista, de presentar una mayor incidencia la pandemia hasta mediados del próximo año.