Hosteleros y empresarios de máquinas recreativas trasladan su problemática a la Junta de Castilla y León

Representantes de la Asociación de Hostelería y Turismo de León y del sector de máquinas recreativas se han reunido esta mañana con el delegado de la Junta de Castilla y León en la provincia, Juan Martínez Majo.

Las oficinas de la Federación Leonesa de Empresarios (Fele) han acogido esta mañana reuniones de carácter sectorial con el delegado de la Junta de Castilla y León en la provincia, Juan Martínez Majo.

Por un lado, representantes de la Asociación de Hostelería y Turismo de León, quienes han trasladado las principales reivindicaciones que afectan a uno de los sectores con mayor peso en la economía de la provincia. En este sentido, le han trasladado a Majo su preocupación ante el aumento de establecimientos que ofrecen entre sus servicios la celebración de bodas y banquetes en instalaciones que no disponen de las correspondientes autorizaciones y permisos para llevar a cabo esta actividad.

El incremento de viviendas y apartamentos turísticos no regulados ha sido otro de los temas tratados con el delegado territorial. Los empresarios del sector critican la falta de costes regulatorios que estos apartamentos tienen que cumplir.

En ambos casos, los empresarios del sector de la hostelería han solicitado a la Junta un informe de las medidas de control de estas prácticas y qué es lo que se va a realizar al respecto de cara a 2020. Asimismo han pedido incrementar esas medidas de control para evitar la competencia desleal y, por tanto, las pérdidas económicas que suponen estas prácticas para muchos negocios.

Empresarios de Máquinas Recreativas

Por su parte, la Asociación Leonesa de Empresarios de Máquinas Recreativas (Alemare), integrada en Fele, también han aprovechado para trasladar al delegado territorial de la Junta algunos de los asuntos que preocupan al sector y a su actividad. En la reunión ha estado presente el presidente de Fele, Javier Cepedano.

Han reclamado más apoyo de la administración y que no se “criminalice” a un sector que genera un impacto económico de más de 70 millones de euros en la comunidad y que agrupa a más de 3000 máquinas recreativas en León.  La reunión ha servido, además establecer cauces de colaboración y comunicación directa con el fin de poder dar una respuesta rápida a la problemática del sector.