Fele se reúne con Azucarera para conocer el impacto en la economía y el empleo de la planta bañezana

Los representantes sindicales de UGT Fica, acompañados de un equipo de Azucarera integrado se reunieron con Javier Cepedano y con el secretario general de dicha Federación, Enrique Suárez Santos con el objetivo de presentar Azucarera y trasladar a FELE la trascendencia de la actividad de la empresa y su impacto en el empleo, la economía y el comercio local en el momento complicado que vive el sector remolachero azucarero. Azucarera cuenta con un centro de producción en León situado en La Bañeza, donde en la presente campaña han contratado sus producciones 486 remolacheros con 3.700 hectáreas de cultivo en la zona.

El potencial de mantenimiento del tejido industrial y rural generado por Azucarera en la provincia y en España es incuestionable. Así por ejemplo, en el último ejercicio 17/18, la empresa dio empleo a 172 personas (80 trabajadores fijos, 50 fijos discontinuos, 38 eventuales y 4 aprendices); se produjeron 23.341 operaciones de transporte de entrega de remolacha y se contrataron a 340 empresas dedicadas al mantenimiento, a la realización de obra nueva y servicios vinculados a la fábrica.

El impacto de la actividad de la Azucarera de La Bañeza se extiende además a otras industrias locales leonesas a través del suministro de azúcar y coproductos. Esto último es posible gracias a los proyectos de innovación que realiza el equipo de I+D+i, aprovechando y diversificando las materias primas que entran en las plantas bajo un modelo de economía circular. Entre los ejemplos de colaboración local a destacar está el llevado a cabo con la empresa Antibióticos.

En el plano de las personas, Azucarera mantiene un firme compromiso con la conciliación y la igualdad de oportunidades, y en los últimos años ha avanzado notablemente en sus esfuerzos para fomentar la diversidad. Treinta tres mujeres trabajaron en La Bañeza en el último ejercicio. En el aspecto de la formación, la empresa mantiene numerosos acuerdos con centros educativos locales. En el último periodo cerrado, 120 empleados de la fábrica recibieron 1537 horas de formación.

De cara a continuar todas estas actividades y mejorar la competitividad de la fábrica, la compañía anunció recientemente una inversión de 10 millones de euros en los próximos cinco años (69 millones de euros en el total de las plantas de Azucarera en España).

En un contexto muy complicado de precios del azúcar, hundidos tras el fin del sistema de cuotas de producción -aunque con visos de recuperación en el corto plazo- los representantes de UGT y Azucarera recordaron que sin remolacha no hay industria y sin ésta no hay empleo local ni demanda de servicios, lo que lleva en definitiva al abandono rural en un movimiento que no tiene vía de retorno. No hay más que echar la vista atrás hacia enclaves fantasma de la industria azucarera de nuestra región. Es riqueza muy difícilmente recuperable y pérdida de un enorme patrimonio social, económico y medioambiental.