El sector de la construcción, el más afectado por las nuevas medidas del Gobierno

A partir de este lunes 30 de marzo sólo estarán funcionando las empresas que den un servicio esencial para superar la pandemia, según las nuevas medidas aprobadas por el Gobierno.

Lo que más se temía era el parón de la industria pero, en su mayor parte, seguirá adelante, como no ocurre con el sector de la construcción, que desaparece totalmente de los servicios que el Gobierno considera «esenciales». Actualmente hay 1,28 millones de trabajadores en esta rama de la economía y aunque son menos de la mitad de 2008 (cuando se alcanzaron los 2,67 millones de empleados), son un colectivo  numeroso como para que se note en los datos de movilidad.

La idea que repiten desde el Gobierno es que se reduzca la movilidad un 85%, como si un día laborable fuera un domingo. Pero no un domingo cualquiera, sino el pasado, cuando ya se había decretado el confinamiento. Este reto conseguirá, según los cálculos de sus expertos, a que las UCI de las comunidades más afectadas no se sobresaturen la semana que viene por la ola de nuevos contagios más los enfermos que ya están ingresados.

Este parón llega en un momento en que el sector parecía recuperarse desde la crisis de 2008. La cifra de visados de dirección de obra creció casi un 28 por ciento en Castilla y León, hasta los superar los 5.000.

Por provincias, solo dos presentaron una evolución negativa el pasado año. Salamanca y Palencia, con un retroceso del 7,6 por ciento.

Los mejores datos se dieron en Segovia, con un 46,1 por ciento más, seguida de Burgos y León, con una subida del 43,1 por ciento, y Zamora, con un incremento del 41,3 por ciento. También fueron importantes los aumentos en Valladolid, con un alza del 36,5 por ciento, y Soria, que anotó un avance del 23,2 por ciento.