El Diálogo Social acuerda un plan de choque que moviliza 220,3 millones de euros para empresas, trabajadores y personas vulnerables ante la crisis

El presidente de Cecale destaca el esfuerzo realizado y reclama al Gobierno ayudas "más valientes"

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha presidido por videoconferencia una reunión del Consejo del Diálogo Social junto al presidente de CECALE, Santiago Aparicio, y los secretarios generales de CCOO y UGT, Vicente Andrés y Faustino Temprano, respectivamente. Durante el encuentro virtual, se ha acordado la puesta en marcha de un Plan de choque con medidas extraordinarias que movilizará casi 220,3 millones de euros, destinadas a ofrecer un marco de protección a trabajadores, autónomos, empresas, familias y personas vulnerables en la Comunidad ante la crisis originada por el coronavirus.

El documento se estructura en seis grandes bloques e incluye un variado abanico de instrumentos dirigido a mitigar los efectos negativos del Covid-19 sobre la actividad productiva y el empleo en Castilla y León. Así, en el texto se articulan apoyos financieros, ayudas directas, iniciativas en materia de fiscalidad, directrices para el refuerzo de la prestación de determinados servicios, medidas en el área de la prevención de riesgos laborales y otras relacionadas con la agilización y simplificación de procedimientos administrativos.

En su intervención ante los medios de comunicación, el presidente de CECALE ha destacado el esfuerzo de la Junta en los acuerdos firmados dentro del marco del Diálogo Social, a la vez que ha pedido al Gobierno una política más valiente de “ayudas” las pymes y a la micropymes.

Santiago Aparicio, que ha comparecido tras la firma del acuerdo por videoconferencia, ha calificado de positivas las medidas de apoyo al tejido empresarial a nivel autonómico, pero ha insistido en que deben ser un complemento a las puestas en marcha por el Gobierno. En este sentido, el presidente de CECALE ha reclamado al Ejecutivo central, que al igual que la Junta, apruebe el aplazamiento de los impuestos empresariales “durante el tiempo que haga falta”, y también ha pedido a los bancos que retrasen el pago de las cuotas de los préstamos y una refinanciación de las deudas.

“Necesitamos que el Gobierno de España ponga encima de la mesa más medidas para poder salvar a las empresas y de esta forma mantener todos los puestos de trabajo en la Comunidad. En caso contrario estaríamos ante un drama”, ha advertido.

A su vez, ha explicado que el objetivo primordial ahora es vencer a la pandemia, pero ha argumentado que una vez superada y en el momento de recuperar la normal, es necesario que las empresas, que en el mejor de los casos pueden acumular dos meses sin ingresos, tengan liquidez para poder reengancharse a la actividad y no romper de esta forma la cadena de pago a proveedores.

Con respecto al acuerdo del Diálogo Social, Aparicio ha reconocido que “no son las medidas que más hubieran deseado los empresarios”, pero ha resaltado el esfuerzo de la Junta para ponerlas en marchas en un contexto “complicado” y  en el que el Gobierno regional trabaja con unos presupuestos prorrogados y “sin partidas específicas de donde echar mano”.

A juicio de Santiago Aparicio, este acuerdo, “que no será el primero que alcancemos en esta difícil situación”, es fundamental para los empresarios. Así, además del retraso del pago de los impuestos autonómicos, ha destacado medidas como el aplazamiento por seis meses de la obligación de devolver los préstamos concedidos a empresas por la Lanzadera Financiera de la Junta, o el fondo de 100 millones de euros para avales a créditos a través de Iberaval. También ha valorado la partida de cinco millones de euros para hacer frente al pago de cuotas de autónomos que continúan con sus negocios abiertos, o los 5,6 millones que se destinan para los emprendedores que tras haber tenido que cerrar su negocio quieren volver a montar un negocio, o los fondos de prevención laboral para la adquisición de equipos de protección individual.