El 40% de los autónomos ha tenido que suspender completamente su actividad por la crisis del covid19

El 80% de los autónomos suspenden al Gobierno por las medidas implementadas y un 32,5% afirma estar planteándose cerrar su negocio según una encuesta de ATA

Durante las últimas semanas, el Ejecutivo ha aprobado, a través de diferentes reales decretos, una serie de medidas para suavizar los efectos de la crisis sanitaria del COVID-19 en el tejido productivo. Sin embargo, ninguna de las iniciativas ha sido suficiente y efectiva para el colectivo de autónomos. Un 80% han afirmado estar descontentos con las medidas aprobadas. Así lo demuestra una encuesta realizada por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA).

Una de las medidas que el colectivo de autónomos les gustaría poner en marcha  es la supresión de la cuota de autónomos a la Seguridad Social en los meses de abril y mayo. Por unanimidad, es la medida más importante y necesaria que los autónomos reclaman al Ejecutivo. Según el estudio, la supresión de las cuotas es una iniciativa “imprescindible”

Otras medidas de importante calado para el colectivo y valoradas positivamente por los encuestados son: la creación de ayudas directas a los sectores más perjudicados (4,29), la generalización de la declaración responsable para evitar el papeleo (4,18) y el aplazamiento del pago de impuestos del 20 de abril.

Además, el 40,2% de los autónomos encuestados asegura que  los ingresos de su negocio han descendido un 100%. Este porcentaje va ligado al 50,4% que en la pregunta anterior respondió estar en casa y sin trabajar.

Además, uno de cada cuatro autónomos – el 27,5% – afirma que su actividad se ha visto reducida en un 50%;  y el 10,6% cifra dicha bajada en un 75%. Únicamente el 3,7% de los profesionales encuestados señala que su actividad no ha bajado y el 2,6% apunta que no es que no haya bajado sino que ha aumentado su carga de trabajo en este periodo de confinamiento.

En cuanto a ERTES, el 58,9% de los profesionales por encuestados que tiene al menos un trabajador a su cargo, el 46,2% afirma haber realizado un ERTE: el 41% lo ha hecho para el 100% de la plantilla y un 5,2% al 50% de la plantilla.

En la otra cara de la moneda, es decir entre los 32,3% de los autónomos empleadores que no ha hecho un ERTE, se mantiene el 100% de plantilla y un 16,5% señala que no ha tenido más remedio que reducir plantilla y despedir a algún trabajador.

Las perspectivas que tienen los profesionales por cuenta propia es otro de los bloques que destacan en la encuesta de ATA.  Uno de cada dos autónomos se muestra optimista y confía en que se mantendrá igual. Frente a esto, uno de cada cuatro autónomos encuestados, reconoce que tal y como están las cosas se va a ver obligado a reducir plantilla y un 8,2% señala incluso que va a tener que dejar de tener empleados.