Valoración de la Fele de los datos del paro octubre 2017

León registró un aumento de 270 personas en las listas del paro. Cualquier subida, por mínima que esta sea, preocupa a los empresarios, que piden con más fuerza políticas y medidas que animen e incentiven la contratación.

EL DIARIO DE LEÓN

La Federación Leonesa de Empresarios considera que los últimos datos del paro conocidos correspondientes al mes de octubre no llevan al optimismo ya que muestran un aumento de 270 personas en las listas de desempleo en la provincia, (un 0,81 de variación intermensual). Sin embargo, se trata de 3.626 parados menos respecto al mismo mes del año anterior.  Así, León cuenta en la actualidad con 33.441 parados.

Por sectores, llama especialmente la atención el aumento del número de parados en servicios, en el que 373 personas han perdido su empleo. También registra un aumento agricultura (+74). Por otro lado, disminuye ligeramente en construcción (-62) e industria (-55).

No es un buen dato aunque la patronal matiza que este aumento era esperado ya que en el mes de septiembre se apuntan a las listas de desempleo todas aquellas personas que se quedan sin trabajo en sectores asociados a la temporada turística.

El dato positivo lo encontramos en la afiliación. Aunque mínimo, León registra un aumento respecto al mes anterior. Destaca especialmente el incremento en términos interanuales (un 1,8%), siendo el segundo mayor aumento de la comunidad.

La subida del paro, por mínima que esta sea, preocupa a los empresarios, que piden con más fuerza políticas y medidas que animen e incentiven la contratación. Piden también a las administraciones públicas redoblar los esfuerzos con el objetivo de volver a los niveles de confianza anteriores a la crisis económica.

Pese a todo, la patronal se muestra esperanzadora respecto a la evolución del paro en el tramo final del año, en línea con la mejora experimentada  durante los primeros meses del año.

Por otro lado, y como ya apuntó recientemente, la Fele desearía que los datos de empleo que arrojan por un lado la EPA y por otro el Servicio Público de Empleo fueran armonizados para disponer de resultados lo más fiables posibles y así encontrar la soluciones más adecuadas al problema del desempleo.