La revisión de rentas provoca la disminución del pequeño comercio

Alfredo Martínez, responsable del Consejo de Comercio de la Fele asegura que el comercio tradicional sobrevivirá gracias a la especialización.

RAMIRO. El Diario de Léon

A los factores ligados al declive del comercio tradicional como la larga crisis económica, falta de relevo generacional y cambio de hábito de los consumidores, se ha unido el efecto  del fin de los contratos de renta antigua. Con la extinción de estos acuerdos con los propietarios de los locales hace tres años, alrededor de 200 comercios se han visto obligados a cerrar.

El 31 de diciembre de 2014 expiraron los denominados contratos de renta antigua, aquellos sometidos a prórroga forzada antes de la conocida como Ley Boyer, un hecho que obligó en su momento a un millar de comercios leoneses (la mitad ubicados en León y su alfoz) a renegociar su alquiler, en un proceso del que no han podido sobrevivir 200.

La revisión y actualización de las rentas antiguas abrió tres escenarios para el sector: la renegociación del alquiler con los propietarios, el traspaso del negocio ante la imposibilidad de hacer frente a los nuevos precios aplicados por los dueños del local y la venta del establecimiento por parte del arrendador tras la falta de acuerdo con sus inquilinos. Los viejos contratos mantenían en el mercado actual rentas exiguas que en algunos casos no pasaban de los 30 euros y en la mayoría suponían poco más de 100 o 150 euros.

La Cámara de Comercio realizó un estudio que revela que las tiendas tradicionales son las que presentan «una elevada tasa de mortalidad, aquellas que llevan más de veinte años de trayectoria suelen ser negocios cuyos propietarios dejan la actividad, pero por la situación económica derivada de la crisis no dejan los comercios en manos de sus descendientes», destacó en la presentación de este análisis el responsable del Consejo de Comercio de Fele, Alfredo Martínez.

Para Martínez, «La supervivencia del pequeño comercio debe pasar inevitablemente por la especialización». Reconoce que «en parte el comercio tradicional desaparecerá, aunque no definitivamente».

Para él,  la clave para la supervivencia pasa «por la búsqueda de la excelencia, la calidad y las marcas, además de un buen servicio cercano a los clientes, lejos de la frialdad de los centros comerciales».

También, añade, conocer bien el producto, mostrar profesionalidad y estar pendiente de los cambiantes gustos de la demanda.

Leer más: http://www.diariodeleon.es/noticias/leon/revision-rentas-antiguas-obligo-cerrar-mas-200-pequenos-comercios_1203307.html

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here