La provincia de León, a la cola en crecimiento económico en la región en 2018 según EspañaDuero

Según el último informe de previsiones económicas de EspañaDuero, la economía provincial crecerá un 2,3%, dos décimas por debajo de la media regional

Las provincia de León, junto a Palencia, es la provincia de la región que menor dinamismo económico presenta según el ultimo informe de ‘ Previsiones Económicas de Castilla y León’, de EspañaDuero. Las previsiones para 2018 apuntan a un ritmo de crecimiento en la provincia del 2,3 por ciento, dos décimas por debajo al promedio regional. El informe destaca el buen comportamiento de indicadores como el mercado de trabajo, el sector turístico o el sector inmobiliario.

En lo referido a finales del año 2017, un mejor tono del mercado de trabajo, del sector turístico y de la actividad inmobiliaria, hacen que se haya estimado un avance para el conjunto de 2017 del 2,1 por ciento, inferior a la media regional (2,5%).

Salamanca y Soria presentarán los mayores crecimientos durante 2018 en Castilla y León y sus economías avanzarán a un ritmo del 2,8 por ciento, según el informe.  Segovia y Valladolid registrarán también un mayor dinamismo que la media autonómica (2,5 por ciento), y sus economía aumentarán un 2,6 por ciento, frente al tres y 2,5 por ciento, de 2017.

Asimismo, en la media para el conjunto de Castilla y León se situarán Zamora y Burgos, que en 2017 cerraron con un 2,6 por ciento de crecimiento del PIB, lo que supone que retrocederán una décima. La provincia de Ávila, por su parte, presentará un dinamismo del 2,4 por ciento, tres décimas menos que el año anterior; y León, del 2,3 por ciento, por encima del 2,1 por ciento con el que cerró 2017. Palencia, por su parte, seguirá a la cola del crecimiento provincial, con una subida estimada del 1,9 por ciento, el mismo porcentaje del año anterior.

El reto del envejecimiento

La entidad financiera EspañaDuero estima que la economía de Castilla y León mantendrá su ritmo de crecimiento en el 2,5 por ciento este año aunque advierte del “reto” que supone la pérdida de población activa por el envejecimiento.

En lo que se refiere a la economía en el conjunto de Castilla y León, el informe estima que este año tendrán signo positivo todos los sectores económicos, donde se prevé un “crecimiento generalizado” de las tasas de empleo.
 El número de ocupados se elevará a un ritmo del 1,9 por ciento, los parados se reducirán un 12,7 por ciento y la tasa de desempleo acabará en el 12,3 por ciento, 1,8 puntos por debajo de la de 2017.