Generación segura y saludable

Como cada año, el 28 de abril se celebra el Día Mundial para la Seguridad y la Salud en el Trabajo, que este año 2018, la Organización Internacional del Trabajo propone como tema “Mejorar la Seguridad y la Salud de los Trabajadores Jóvenes”.

Esta Organización Internacional tiene como objetivo promover entornos de trabajo seguros para todos los trabajadores y en especial los jóvenes trabajadores, en beneficio de la futura generación de la fuerza de trabajo, para lo que es necesario promocionar de forma efectiva una cultura de prevención en materia de seguridad y salud en el trabajo.

Crear conciencia mundial sobre la fragilidad que presentan los jóvenes trabajadores, con edades de hasta 25 años, se encuentra entre las principales prioridades de las agendas internacionales y, es por ello, que la OIT haya elegido la campaña del 2018 en esta línea de trabajo.

La vulnerabilidad que presenta este colectivo a los riesgos derivados del trabajo se debe a diversos motivos, como pueden ser el encontrarse en una etapa de la vida en la que aún están en fase de desarrollo físico y psicológico, cabe destacar que en España, como norma general, es posible realizar un trabajo a partir de los 16 años, y teniendo presente que determinadas tareas pueden presentar restricciones a causa de la minoría de edad.

La incorporación al mundo laboral a edades tempranas, coincidiendo con los primeros años en los que está permitido el acceso al trabajo, hace que vaya vinculado al colectivo la falta de experiencia laboral, y por ende, el desconocimiento de aquellas situaciones que pueden presentar un auténtico peligro

No cabe duda, que la incorporación al mundo laboral a edades tempranas, coincidiendo con los primeros años en los que está permitido el acceso al trabajo, hace que vaya vinculado al colectivo la falta de experiencia laboral, y por ende, el desconocimiento de aquellas situaciones que pueden presentar un auténtico peligro. Un factor clave y objeto de especial atención a la incorporación de estos trabajadores en una empresa, con objeto de preservar su integrad, en definitiva, su salud, debiera ser reforzar la información, la formación, el adiestramiento, y como no, la supervisión, con objeto de que este colectivo adquiera una conciencia real de los riesgos relacionados con el trabajo.

En esta línea, en la del conocimiento de los riesgos que presenta el trabajo, hecho que es necesario garantizar a todos los trabajadores, también es necesario advertir que, aún siendo conscientes de reconocer determinadas situaciones que pueden presentar un auténtico peligro para su integridad, porque puedan estar expuestos a determinadas tareas peligrosas o que presenten unas malas condiciones de trabajo, es necesario advertir que por su falta de experiencia laboral puedan presentar una deficiente capacidad para poder negociar la aceptación o no de esas tareas.

En definitiva, me gustaría destacar que todos los esfuerzos que se realicen para garantizar las condiciones de seguridad de jóvenes trabajadores, son necesarios no solo porque es la vía para proteger a que este colectivo vulnerable, sino porque también se contribuye a la creación de una generación saludable que adquiere desde su comienzo un auténtica cultura de prevención.