Digitalización: las llaves viejas no abren puertas nuevas

David Abril Director de INTDEA, Estudio de Marketing Digital, Webs y Audiovisuales Prof. Máster y Asoc. en Marketing e Innovación de la Universidad de León.

La tecnología revoluciona nuestro mundo cada vez más rápido. Y gran parte del motivo son las TICs (Tecnologías de la Información y Comunicación). Es decir todo lo que tiene que ver con la informática y las comunicaciones y que está haciendo que cada vez estemos más conectados y dispongamos de más información.

Este proceso que permite que estemos permanentemente conectados a Internet y recibamos más información de todo aquello que nos interesa se denomina digitalización.

La digitalización es la responsable de que esta Navidad recibiéramos tantas felicitaciones a través de Whatsapp y de que tengamos noticias diarias de los miembros de nuestra familia que viven lejos a través de redes sociales. Y es que este es el punto de partida de las oportunidades que la digitalización nos ofrece: el uso que le dan las personas.

La tecnología siempre tiene el objetivo de facilitarnos la vida, de ayudarnos a conseguir mejores resultados y esto es aplicable e importante para todas las empresas.

La tecnología siempre tiene el objetivo de facilitarnos la vida, de ayudarnos a conseguir mejores resultados y esto es aplicable e importante para todas las empresas. Aunque sigue sorprendiendo que, mientras los españoles comenzamos a usar las nuevas tecnologías rápidamente a nivel personal, a nivel empresarial lo dejamos para el último e inminente momento.

Y esto preocupa porque nos hace ser menos competitivos, perder oportunidades. Es difícil encontrar una empresa que no tenga sistemas informáticos para sus trabajos diarios con lo que el primer paso lo tenemos dado. Pero el siguiente, el de sacar rendimiento más allá de los procesadores de texto y hojas de cálculo, aún es una tarea pendiente.

Y es que en la digitalización interna de las empresas hay muchas posibilidades que se nos están escapando: desde la gestión documental que nos ayuda a prescindir del papel y tener disponible y de manera rápida la información que necesitamos hasta los programas de gestión empresarial (ERP) que nos ayudan a contabilizar, organizar y tomar decisiones con los datos adecuados. Sin olvidarnos de la gestión de la relación con clientes (CRM), Gestión de Ventas (TPV), Plataformas en la Nube para compartir datos, Plataformas de venta online, Seguridad informática, etc.

Un mundo de posibilidades con soluciones para todo tipo de empresas y que son la llave a organizaciones más rápidas, más eficientes y lo más importante: con más tiempo disponible para lo realmente importante en toda empresa: vender.

Por otro lado la oportunidad viene dada por lo rápido que nos digitalizamos en nuestra vida personal y como usamos esta tecnología. Antes una empresa que quería darse a conocer tenía que buscar a su público a través de medios generalistas y caros. Ahora cada día los datos nos confirman como la mayoría de las personas investigan cada compra por internet. Al igual que hiciste antes de comprar alguno de tus regalos esta Navidad: buscaste opiniones, dónde comprarlo, precios, etc. Incluso cambiaste de opinión después de ver un video en Youtube en el que un experto analizaba el producto que te gustaba y su competencia.

La oportunidad viene dada por lo rápido que nos digitalizamos en nuestra vida personal y como usamos esta tecnología.

Y es que internet y las herramientas disponibles son una oportunidad para la comunicación y marketing de nuestra empresa. Cuando analizamos el comportamiento de nuestros clientes encontramos nuevas posibilidades para llegar a ellos en forma de webs, redes sociales, campañas digitales, etc. Sin duda herramientas que bien preparadas y administradas son la llave que abre nuevas puertas donde realmente está el público que a veces echamos en falta.

Y ante esto ¿qué puedo hacer?

Dos opciones que te sonarán:

  • La cómoda y más común: evitar las nuevas tecnologías. Esperar hasta que ya no quede otra opción.
  • La más difícil (no tanto) y menos común: hablar con tu empresa/experto de confianza para que te ayude  a localizar aquellos puntos donde las TICs pueden ayudar a  tu empresa. Nuevas tecnologías que, siendo sinceros, al principio serán un pequeño incoveniente (poco más allá de lo que cuesta aprender a utilizar una nueva app en el móvil o una red social) para aprender a usarlas pero después habrá merecido la pena. Procesos más rápidos, más tiempo libre en tu equipo para realizar nuevas cosas, llegar a nuevos clientes, y, lo más importante, mejores resultados.

Al final, llaves nuevas que están a nuestro alcance para abrir puertas nuevas

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here