El Corredor Atlántico necesita el apoyo firme de toda la sociedad

Javier Cepedano Valdeón TRIBUNA DE OPINIÓN publicada en Diario de León el 16 de septiembre de 2018

VIAFELE
FuenteFELE

Asturias, Galicia y León tienen una fecha marcada en rojo en el calendario: el próximo martes 18 de septiembre. La Feria de Muestras de Gijón acoge la presentación oficial de la Plataforma Atlántico Noroeste, la asociación empresarial que engloba a las principales patronales y Cámaras de Comercio de estas regiones del noroeste español. Un acto que prevé congregar a cientos de representantes políticos, económicos y sociales que comparten un único objetivo: luchar por el avance económico del noroeste español a través del desarrollo de sus infraestructuras logísticas y de transporte. Una iniciativa pública que es más que fundamental para la mejora de la competitividad no solo de esta parte del país, sino de la economía española en su conjunto.

Hace aproximadamente año y medio que el noroeste español unió sus fuerzas para darle a esta zona el protagonismo que se merece considerando su potencial económico. Las regiones que la componen representan en torno al 10% de la población, de la superficie y del PIB de España, además de ser epicentro de un enorme flujo de intercambios con el resto de la Península ibérica y de Europa. Concentra el 15% del tráfico marítimo, el 20% del tráfico de mercancías por tren y el 13% por carretera de toda España.

Asimismo, el noroeste español en conexión con las regiones que integran la fachada atlántica absorben el 50% del tráfico de las mercancías entre la Península Ibérica y el resto de Europa y concentran un 40% del PIB de toda Europa, es decir,  más de 2 billones de euros.

El nororeste español ha sido y sigue siendo el eterno olvidado en las inversiones públicas ¿Es que no se merecen estas regiones unas infraestructuras que permitan el desarrollo y la cohesión territorial?

Estos indicadores parecen no ser suficientes para apostar por estas regiones. El nororeste español ha sido y sigue siendo el eterno olvidado en las inversiones públicas ¿Es que no se merecen estas regiones unas infraestructuras que permitan el desarrollo y la cohesión territorial? ¿No se merecen una apuesta firme por fortalecer su posición competitiva en España y en Europa? ¿No se merecen sus ciudadanos una sociedad del bienestar que les garantice empleo y prosperidad económica?

Se lo merecen, y por ello y para ellos surgió la Plataforma Atlántico Noroeste. Ante el olvido y abandono que sufre el noroeste español los empresarios decidimos unir fuerzas y llevar a cabo una acción coordinada basada en la colaboración empresarial en pro del crecimiento y el empleo. Objetivo que pasa indiscutiblemente por el impulso de  las infraestructuras de transporte y de los servicios logísticos que ofrezcan las mejores perspectivas de sostenibilidad social, económica y medioambiental.

Gracias a ese trabajo coordinado, logramos el primer paso: que Europa incluyera en el nuevo programa Conectar Europa la ampliación del Corredor Atlántico al noroeste español. De este modo, se podrá optar a 30.600 millones para financiar las redes transeuropeas de transporte y al ejecución de proyectos concretos.

Pero aún queda mucho trabajo por delante. Es cierto que la Plataforma Atlántico Noroeste surgió en el mundo empresarial pero quiero resaltar que el desarrollo del Corredor Atlántico no es solo una cuestión al servicio de intereses empresariales. No lo es. Es también una cuestión que afecta a los ciudadanos y a su futuro.

Si bien somos los empresarios los que tenemos la obligación de detectar y analizar la problemática o las necesidades empresariales y sociales, no tenemos en nuestras manos la capacidad de legislar y tomar decisiones. Es por ello que necesitamos el respaldo de todos los agentes políticos, sociales y económicos para hacer de nuestras reivindicaciones una realidad.

Hacemos una llamada a la responsabilidad, principalmente de nuestros representantes políticos para que el próximo 18 de septiembre apoyen con su presencia este proyecto de desarrollo que es el Corredor Atlántico

La primera prueba de fuego está a la vuelta de la esquina. Hacemos una llamada a la responsabilidad, principalmente de nuestros representantes políticos a nivel local, regional y nacional; representantes sociales, económicos y empresariales para que el próximo 18 de septiembre apoyen con su presencia este proyecto de desarrollo que es el Corredor Atlántico al igual que se ha hecho con otras iniciativas de las mismas características en nuestro país. No queremos ser más que nadie, simplemente no queremos ser menos y reclamamos igualdad de oportunidades.

Necesitamos colaboración para conseguir  objetivos comunes de servicios de transporte sostenible que hagan de las regiones Atlánticas un área de intercambios de cultura, de personas y de bienes.

Necesitamos, de una vez por todas,  hechos y acciones que vayan más allá del lenguaje hablado. Seguiremos insistiendo en la necesidad de unir esfuerzos para darle al noroeste español la importancia que se merece e impulsar su progreso.